¿Cuáles son los síntomas para llevar al bebé al pediatra?

llevar al bebé al pediatra

Durante los primeros meses de vida es muy común llevar al bebé al pediatra a menudo porque no puede expresarse y nos asusta la más mínima alteración del pequeño, especialmente en padres primerizos. Por ello, vamos a aprender a diferenciar los síntomas con los que debemos ir al pediatra frente a las molestias sin importancia. Empezamos:

Fiebre

En los dos primeros meses de vida la fiebre es motivo suficiente para ir al pediatra. Cuando pase de los dos meses ya puedes barajar si debes ir o no o tratar de bajársela en casa quitándole ropa, dándole mucho líquido y ventilando su habitación con frecuencia.

Llanto

Algunos padres acuden a urgencias cuando el bebé llora desconsoladamente. Antes de ir, es importante comprobar que el bebé no tiene hambre, no tiene sueño y no necesita que le cambiemos el pañal. Si esto está comprobado y está bien pero el pequeño sigue llorando sin consuelo hay que acudir al hospital.

Vómitos y diarrea

Los vómitos frecuentes y la diarrea son motivos más que suficientes para acudir a urgencias ya que deshidratan al bebé. Si tiene ambos a la vez es posible que sea gastroenteritis por lo que hay que llevarle a urgencias de inmediato.

Dificultad para respirar

Quizá el bebé tenga dificultades para respirar y sea por un exceso de mucosidad. Podemos aliviarle con una perita de goma. Sin embargo, si el bebé presenta una coloración azulada en los labios o aleteo nasal, incluso si hace ruidos o pitidos al respirar o es irregular, debemos consultar al médico.

Malestar

Un bebé que presta atención, que tiene buen color piel y que actúa con normalidad  es síntoma de que está bien. Si lo vemos apático, que no reacciona a los estímulos o está pálido, debemos llevarle al médico.

Estas son algunos síntomas de los más comunes para llevar al bebé al médico.

¡Esperamos que os sean de ayuda!


Deja un comentario