¿Eres una mamá novata? Los errores de madres primerizas más habituales

Los errores de madres primerizas

¡Tu bebé ya está aquí! y a ti te inundan las dudas, ¿lo estaré haciendo bien? ¿tendrá calor? ¿frío? ¿sueño? Son miles las preguntas que nos hacemos y tratamos de hacer todo lo posible para que esté agusto y feliz. Sin embargo, a veces les sobreprotegemos y en ocasiones es incluso contraproducente. Veamos los errores de madres primerizas más habituales que debemos evitar:

  • Bañarle todos los días. En las primeras semanas el manto graso del bebé se altera con el baño, por lo que es recomendable bañarlo dos o tres veces a la semana, sobre todo para aquellos bebés que tengan dermatitis atópica, porque pueden incluso empeorar sus síntomas.
  • Cortale el pelo. No por cortarle el pelo crece más fuerte. De hecho, contárselo le produce una pérdida de calor en la cabeza.
  • Tener todo en silencio mientras duerme. Las rutinas a las que le acostumbres al principio son cruciales y si le acostumbras a dormir en silencio, se despertará al más mínimo ruido, por lo que no es recomendable.
  • Esterilizar todo. Hay que tener todas sus cosas limpias pero no obsesionarse. Los bebés tienen que estar expuestos a un número limitado de bacterias porque la ausencia total de éstas les impide desarrollar sus propias defensas.
  • Cambiarle de pecho antes de que vacíe el primero. La leche del final es la que más alimenta porque es la que más grasa tiene.

No hay que olvidar que cuidar al bebé cuando acabas de dar a luz es un gran esfuerzo emocional físico y mental. Y no serás mala madre si pides ayuda a tu familia. Admitir que no podemos con todo es una acción sensata y te ayudará a adaptarte mejor a la nueva situación y sobre todo, a que no sufras ni te angusties y ¡disfrutes del bebé!


Deja un comentario