Higiene del bebé, vamos a bañarlo!

Parece que bañar al bebé es algo muy fácil, pero a una mamá primeriza puede que hasta esto le resulte difícil, trabajoso o muy complicado, aunque con algo de práctica se soluciona todo.

Sobre todo cuando nos enfrentamos al primer baño del bebé, nos asaltan muchas dudas y miedos; que si al bebé le vamos a hacer daño, que cómo hay que sujetarlo, que qué producto es primero… otros muchos no saben cuál es la temperatura ideal del agua o cómo deben introducirle en el agua o cuál es la mejor forma de sacarle de la bañera… No hay que preocuparse, pues aquí tenéis unos consejos y pautas para resolver vuestras dudas.

Hay que saber antes

Aunque el bebé se puede bañar desde el primer día, si se decide no meterle en la bañera hasta la caída del cordón umbilical (de media, a los 7-10 días después de nacer), la higiene del bebé debe debe realizarse con esponjas empapadas en agua templada, con las que se limpia todo el cuerpo, a excepción de la zona del cordón umbilical.

baño del bebé

baño del bebé

La higiene del bebé es muy importante y necesaria, no sólo porque hace que el pequeño se sienta más fresco y limpio, sino también porque es uno de los pilares que le mantiene sano y evita muchos trastornos. También le ayuda al descanso nocturno. El baño puede ser, además, la oportunidad ideal para los papás para estrechar su intimidad con el bebé, del mismo modo que la mamá lo hace con la lactancia.

Algunos consejos

  • No hay una hora fija para bañar al bebé, pero la hora ideal sería antes de la toma de la noche, pues ayudará a tu pequeño a relajarse, y por ello conciliará mejor el sueño.
  • Nunca debes dejar solo a tu bebé durante el baño.
  • Una vez sumergido el bebé la cantidad de agua nunca debe cubrirlo.
  • Ante de empezar el baño, es mejor que tengas todo preparado y a mano para ello:  jabón neutro y champú para bebés, toallas de algodón, peine o cepillo, ropa limpia, pañales, un termómetro de baño, una bañera (móvil o fija) y una esponja (opcional).
  • Al principio el tiempo de baño puede ser de 5 minutos y después paulatinamente se puede ir prolongando.
  • A la hora de limpiar los genitales es mejor realizarlo de delante a atrás para evitar infecciones.
  • Al sacarlo del agua debes taparle bien la cabeza y secar bien todos los pliegues del cuerpo para que después no tenga irritaciones.
  • No es recomendable la utilización de talcos o colonias, principalmente en los primeros meses. Pueden desencadenar alergias.
  • La altura de la bañera debe ser adecuada a la estatura de la persona, que está bañando al bebé, para que no sufra la espalda.
  • Lava siempre la bañera antes y después de su utilización.
  • Aprovecha la hora del baño para revisar al bebé y así descartar erupciones, inflamaciones u otros problemas. Observa si presenta costra láctea en la cabeza.
  • Evita desanimarte si tu bebé llora mucho durante sus primeros baños. Con tus mimos y las condiciones ambientales adecuadas, acabará acostumbrándose y llegará a disfrutar de este momento de placer. Y sus papás también.

¿Cómo empezar el baño?

  1. Asegúrate que la temperatura ambiente del cuarto de baño es cálida y oscila entre los 23º y los 25º C. Después comprueba la temperatura del agua: debe estar a la temperatura corporal, es decir, entre los 35º y los 37º C. Puedes utilizar un termómetro de baño o, si lo prefieres, utilizar el codo o la parte interior de la muñeca para comprobar que la temperatura es la apropiada.
  2. A continuación, desnuda al bebé, límpiale la zona que esté en contacto con el pañal y envuélvelo en una toalla, mientras limpias su carita y sus orejas con un trocito de algodón ligeramente húmedo.
  3. Después, sostén al bebé con el brazo derecho, de manera que la cara interna del codo sostenga su cabeza y tus manos lleguen a tocar su culito. Inclínalo sobre la bañera y, con la mano izquierda, lávale la cabeza con una cantidad mínima de champú. Aclara bien.

    cómo sujetar al bebé

    cómo sujetar al bebé

  4. Una vez lavada la cabeza, sostén los hombros del bebé con una mano, introduciendo los dedos por debajo de la axila, mientras sujetas las piernas o el trasero con la otra mano, de modo que su cabeza quede fuera del agua, mientras utilizas la otra mano para lavarlo.
  5. Con o sin esponja, lava, enjuaga, y seca de arriba abajo. Primero el pecho, los bracitos, las manos y luego, las piernas y los pies.
  6. Gira cuidadosamente al bebé para lavar su espalda y sus nalgas.
  7. Una vez que esté totalmente limpio y bien aclarado, levanta al bebé con suavidad y arrópalo con una toalla.
  8. Sécalo bien, y envuélvelo para darle calor.
  9.  Antes de vestirle, es importante que revises el cordón umbilical y el área del ombligo. Límpialo en su base con alcohol de 70ºC y envuélvelo en una gasa limpia. Si notas que el ombligo supura o presenta un color rojizo y mal olor, debes comentárselo al pediatra.
  10. Comienza a vestirle de arriba abajo para que no pierda calor.

Vídeo demostración

A continuación os dejamos un vídeo de una bebé preciosa y su mamá bañándola, para que por fin no tengáis dudas de todo lo que hemos expuesto aquí.

 


Deja un comentario