Las fases del parto ¡Ha llegado el momento!

Para la mayoría de las futuras mamás (o todas mejor dicho), el momento del parto es la etapa más temida por todas.

Ese miedo a lo desconocido y al dolor, puede causar situaciones verdaderamente estresantes y crear una situación de miedo y pánico al momento del parto.

Pero para todas las mamás, el momento del parto no es igual. Depende de varios factores y de la genética del cuerpo de cada mujer en general, por eso te recomendamos seguir leyendo para prepararte en cada fase y que la recta final de tu embarazo, no se convierta en un calvario. Hoy os vamos a explicar las fases del parto

Romper aguas…

Esto indica que la hora del parto, ha comenzado. Cuando se expulsan fluidos acuosos por la vagina, de manera que no se puede detener, comienza el proceso preparatorio de tu cuerpo para comenzar el parto.

Algunas veces, se suele romper aguas, antes de dilatar, a esto se denomina rotura prematura de membranas. Mantén la calma, ya que en pocos minutos comenzarán las contracciones.

Debes observar el tono del líquido, si es entre blanco y rosado e inodoro (o con ligero olor dulce), todo va correctamente. Si por el contrario, el líquido es entre gris y verde oscuro, hay que acudir cuanto antes al centro de salud.

Preparto o prodómico…

En esta etapa, aparece el tapón de moco cervical (tapón mucoso), el cual se desprende como consecuencia del comienzo de la dilatación del cuello uterino.

Poco a poco van comenzando las primeras contracciones, más o menos dolorosas, para unas madres, más y para otras menos.

En este momento es mejor no estar sola, te sentirás más cómoda con tu pareja o algún familiar cercano que te apoye en estos momentos.

Dilatación…

Durante la dilatación, el orificio uterino comienza a ensancharse y se produce el fenómeno conocido como el borramiento del cuello del útero, que es cuando éste se acorta progresivamente, de tal manera que deja de constituir un canal, pasando de medir unos 2-3 cm de longitud hasta desaparecer completamente.

Fase de expulsión…

En esta fase, el orificio uterino ha alcanzado una apertura de unos 9 centímetros y el bebé se ha posicionado en el canal de nacimiento presionando la pelvis materna.

Esta presión es la que provoca el deseo de pujar. Las contracciones aparecen ahora cada 1-3 minutos.

Durante cada contracción se debe de aprovechar el deseo de pujar de tal manera que la madre empuje durante la contracción, facilitando así el deslizamiento del bebé.

Pero cada experiencia es diferente y a la vez especial ¿Cómo fue la tuya?


Deja un comentario