Tipos de parto

Hace algunos años un parto podía ser motivo de mortalidad de la madre, del bebé o de los dos. Los avances en ciencia y tecnología han cambiado la manera de dar a luz, y la calidad de vida de las personas sobre todo. Si estás a punto de ser mamá posiblemente te interese esta entrada, con los tipos de parto posibles, para que puedas elegir el que más te convenga y despejes tus dudas.

Tipos de parto

Parto natural

parto-naturalTambién llamado parto espontáneo. Durante el proceso, la mamá no necesita ninguna medicación para dar a luz, ni se monitoriza al bebé. El doctor solo se basa en las duración e intensidad de las contracciones y los latidos del corazón del bebé.

Este tipo de parto sólo puede ser practicado por mujeres que no presentan ninguna clase de riesgo de parto.

Parto normal

Igual que el anterior, pero se usa anestesia para el dolor y algunos instrumentos para facilitar la expulsión del bebé, como forceps, etc. Se monitoriza a la madre y al feto.

Parto por cesárea

parto-cesareaSe recurre a este tipo cuando existe algun riesgo para que el nacimiento se produzca por vía vaginal o hay imposibilidad del bebé para salir, por una mala colocación, por ejemplo.

La cirugía consiste básicamente en una incisión en la pared abdominal y en el útero para extraer al bebé. Existen dos tipos de cisura: una que se realiza de forma longitudinal del ombligo al pubis; y otra en forma transversal y a nivel suprapúbico.

Parto en cuclillas

parto-cuclillasEste tipo de parto facilita mucho la bajada del bebé, porque lo facilita  la fuerza de gravedad. Se necesita menos empuje por ello y una apertura mayor de la pelvis.

Como desventaja la gran presión que ejerce la cabeza del bebé, puede conllevar mayores desgarros.

Parto en el agua

parto-aguaAlternativa al parto natural, en el que la madre da a luz al bebé en una bañera o piscina con el agua a una temperatura de 37º. El agua caliente es un gran analgésico, por lo que suaviza los dolores del parto y facilita la dilatación.

Se realiza este tipo de parto una vez que la madre haya superado las dos etapas previas al nacimiento, la dilatación y el encajamiento del bebé; y se inicien las molestias; ahí es cuando comienza la fase de hidroterapia.

 

Y tú ¿qué parto prefieres?


This entry was posted in parto and tagged .

Deja un comentario